Khanimambo más verde que nunca

Wangari Maathai

Faltan diez minutos para las ocho y hay un silencio asustador en el Centro Munti. Para ser un miércoles normal, debería oir mesas arrastrándose y bancos recolocándose, niños y niñas hablando, gritando, bailando, corriendo… Con la sospecha de que algo no va bien, salgo del despacho asombrada por no ver a nadie por el jardín ni por los pasillos. Y encuentro a todos los alumnos del turno de la mañana, 179 son, sentados esperándome para iniciar otra sesión de Cultura General. La cara de emoción por haberme sorprendido hace que exagere aún más mi reacción y acaban todos riéndose a carcajadas y rompiendo así el fugaz momento de sigilo.

Los miércoles son mi día favorito de la semana y hoy, por primera vez en la historia de Khanimambo, los niños estaban todos esperándome sentados antes de las ocho. Algo está cambiando por aquí…

Dióxido de carbono, las tres R de la Sustentabilidad, Wangari Mathaai… Los niños están disfrutando del tema de este trimestre y a mí me llena de pasión acercarles este contenido. Khanimambo es más verde que nunca, porque hemos decidido meternos de lleno en el Movimiento Verde. La información sobre el cambio climático se acompaña con un centro de reciclaje que hemos creado en las salas. La ponencia de una gestora ambiental de la semana pasada les ha abierto el gusanillo por saber más sobre el papel que tenemos que cumplir cada uno de nosotros por un mundo mejor. Las obras de teatro que hicieron sobre el mal uso de los materiales que nos rodean fue realmente un espectáculo digno de ver: niños que fingían ser bolsas de basura que son despreciadas…

Los alumnos se comprometen dejando su huella marcada en nuestro mapa

Cada niño que interviene lo hace sabiendo que después de acabar de hablar debe descalzarse y pintar su huella del pie en un papel reciclado que estamos colgando encima del mapa del mundo. Esta técnica de participación les hace a todos tener ganas de intervenir más sólo por ensuciarse y sellar así su compromiso con el medio ambiente.

Desde Khanimambo haremos lo máximo por crear esta conciencia y sumarnos al mundo con el que soñó nuestra madrina de este trimestre, Wangari Mathaai, la primera mujer africana en ganar un Premio Nobel. Por eso hemos decidido plantar 200 árboles frutales que iremos dando a los ahijados a modo de premio a la participación y a la creatividad durante las actividades, para que los planten en sus casas, los cuiden y los hagan crecer.

teatro en la Fundación Khanimambo

Niños haciendo de árboles para escenificar problemas del medio ambiente.

Sobre el Autor:

Madre de tres niñas, vive en Mozambique desde que fundó la Fundación Khanimambo en 2007. Estudió Periodismo y Relaciones Internacionales e hizo voluntariado con varias ONG, viajando a diferentes países en vías de desarrollo. Hasta que conoció la realidad de Mozambique en 2006 y decidió crear la Fundación Khanimambo, con el objetivo de marcar una diferencia apostando por una cooperación muy diferente a la que había conocido: de tu a tu, con creatividad y constancia, con pasión e ilusión estando en el terreno siempre preparada para empoderar y trabajar juntos.

Deje su comentario