Ernesto Damiao con sus colegas de clase en Toledo