Los niños y niñas de la Fundación khanimambo dibujan el coronavirus