Sara y Alexia, Fundación Khanimambo