Niños en el patio de Khanimambo. Foto/ ERIC FERRER