Nos hemos adaptado a vivir sin prisa y a las pantallas como fuente de lo que nos alimenta fuera de casa. Hemos dejado de rellenar la agenda  y nuestras casa está más limpia que nunca.