Marta y Charlie, voluntarios de la Fundación Khanimambo