Inés, voluntaria en le Centro Munti de la Fundación Khanimambo