Alex e Irene, fisioterapeutas en el Centro Munti de la Fundación Khanimambo