Ernesto Damião, de la Fundación Khanimambo, en Madrid