Estudiantes de la Universidad São Tomas de Moçambique haciendo prácticas en la Fundación Khanimambo