Ari, la primera voluntaria del año