Nico con radiografía, voluntario del Programa de salud de la Fundación Khanimambo