…o ¡”Bienvenida Tía Adelia”, que significa lo mismo!

Tía Adelia tiene 42 años y es madre soltera, vive en el barrio de Macamwine con sus cuatro hijos, Benigna (15), Helton (12), Erca (7) y Kristo (4). El padre de los niños nunca ha estado presente en sus vidas, pero esto no ha impedido a Adelia sacar adelante a su familia con muchísimo amor y cariño.

El año pasado llegó al Centro Munti llena de ilusión para intentar inscribir a todos sus hijos al Centro Munti porque cree que la educación es la clave para su futuro. Debido a la gran afluencia de personas que tuvimos, solo consiguió plaza para el más pequeño, Kristo, que cada día asiste encantado a la Sala Azul y forma parte del grupo das borboletas (mariposas).

Desde el minuto uno fue una de las madres más implicadas en las reuniones y en las charlas con las familias. Su esfuerzo y compromiso por participar, su energía y buen carácter conquistó a todo el equipo.

Adelia, siempre apostó por Khanimambo como su gran oportunidad, incluso puso en riesgo su puesto de trabajo de doméstica para asistir a las reuniones de Khanimambo.

Como sabéis, este año quedaba un puesto libre en la cocina ya que Mamá Atalia ha ido a Maputo para ser la responsable de la casa de estudiantes (con los universitarios y FP’s) así que llegó una oportunidad para Adelia y estas llegan muchas veces si te esfuerzas por lo que quieres, así que decidimos recibirla en nuestra gran familia apostando por ella, al igual que ella lo hizo por nosotros.

Ahora, después de las primeras semanas, está totalmente integrada con el equipo y feliz de trabajar cada día con nosotros por la calidad de vida de sus ya 350 hijos y hijas.