Entrada escrita por Isabel Pérez / Fotos de Valentina Decan

El Roscón Solidario de Madrid se supera año tras año y eso solo es posible gracias a la tenacidad de una colaboradora como Rocío que ha sabido rodearse del mejor equipo del mundo para llevar a cabo una acción como esta que crece edición tras edición.

Estamos muy agradecidos por los grandes amigos y amigas que hemos encontrado en nuestro camino y por el impresionante evento que se celebró el pasado sábado en Madrid. Fue uno de los días más mágicos del año. En un emplazamiento espectacular, el Hipódromo de la Zarzuela, conseguimos reunir a más de 400 personas para celebrar juntos el IV Roscón Solidario con el objetivo, este año, de financiar la compra de un nuevo minibús para que los peques y jóvenes de Khanimambo puedan asistir a la escuela, al instituto, a la universidad y a las actividades del Centro Munti.

¡Y lo hemos conseguido porque solo del Roscón Solidario, a día de hoy -continúan entrando donativos-, hemos conseguido 10.502,40€! Esto sumado a lo conseguido en otros eventos y acciones que se han desarrollado este año con el apoyo de muchísimas personas, hace que ya disponemos de los 15.000€ que necesitábamos para la compra del minibús. Y es lo primero que vamos a hacer antes de empezar el curso 2019.

Cómo decíamos, Rocío es la máxima dinamizadora de este evento, la organizadora principal y la semilla que ha hecho crecer tanto esta cita en los últimos cuatro años. Pero no está sola, le acompañan su marido Javier, sus amigas Bea, Aitana y un enjambre de voluntarios y voluntarias que dan lo mejor de sí para que salga adelante. En el inicio, comenzó como una merienda familiar y gracias a su empeño, podemos decir que hoy es uno de los eventos más importantes del año para Khanimambo, tanto a nivel de fundraising como de sensibilización y comunicación de la tarea que llevamos a cabo en Mozambique.

Cómo no, el recinto estaba estupendo, decorado a tono corporativo y dividido en dos zonas. De un lado, el espacio de juegos donde niñas y niños se entretenían con actividades creativas: pintura, decoración de cupcakes y manualidades. Del otro lado, la zona de mesas para merendar y charlar tranquilamente entre amigos. Ahí no faltaba roscón con chocolate, protagonista absoluto del día, donado por el grupo de Pastelerías Manacor, a los que también agradecemos profundamente su gran ayuda porque, por si fuera poco, a lo largo dela misma mañana del sábado, nos invitaron a realizar una acción paralela con “desayunos solidarios” en todas su pastelerías con la que conseguimos más de 500€.

La tarde fue pasando entre juegos y actividades para que las familias dedicaran su tiempo a entender Khanimambo, el trabajo que hacemos en Xai-Xai y lo importante que es la cooperación continuada in situ que promovemos. Ejemplo de este trabajo a largo plazo fue nuestro querido Ernesto, que salió al escenario para contar a todos cómo, por méritos propios y con el apoyo de Khanimambo, consiguió ir a Toledo a estudiar un grado especializado en mecánica y robótica. Y también lo importante que es para su futuro y el de su comunidad formarse y convertirse en un gran profesional.

Entrada la noche, las dos zonas se convirtieron en una y el ambiente fue amenizado por grupos de música que nos sacaron a bailar y nos hicieron reír a todos los presentes. Todo ello, después de una cena impresionante organizada por el Cátering Victor Sobejano y de la celebración del sorteo de varios presentes donados por diferentes empresas.

Además, contamos con la presencia de personas muy importantes de nuestra gran familia, así como voluntarias y voluntarios, varias madrinas y padrinos de Khanimambo, que preguntaban intrigados por sus ahijados y muchos grandes amigos y colaboradores.

¡Fue una fiesta estupenda para cerrar un maravilloso año lleno de alegrías y objetivos cumplidos!

Esta celebración nos motiva para continuar trabajando por un futuro de calidad para las niñas y niños de Xai-Xai.

Gracias, Khanimambo, a todos por dar siempre tanto. Ahora nos toca corresponderos con nuestros Donativos de Felicidad

¡Seguimos trabajando!