Utimahela significa independencia personal en changana y es el nombre del nuevo proyecto que estamos impulsando desde Khanimambo.

Se trata de otra de nuestras acciones para cambiar lo pequeño en la que ayudamos a diferentes mujeres a llevar a cabo sus proyectos personales con la idea de revertir positivamente en su familia.

Con Utimahela ponemos a la disposición de cuatro mujeres un préstamo o microcrédito para que puedan emprender negocios propios.

Cidália es madre de 5 niños que están en Khanimambo desde hace años y ha decidido que invertirá esta ayuda en un negocio de compra-venta de productos alimenticios. Además, es una de nuestras alumnas de alfabetización de adultos con el profesor Rildo. 

Cristina lleva muchos años sufriendo malos tratos por parte del padre de sus hijos y por fin ha decidido salir de esa espiral de miedo. Gracias al gran apoyo de su hija mayor y su fuerza personal, se han mudado a una nueva casa para comenzar su vida de cero. Con el préstamo de Khanimambo, comenzará un pequeño negocio de venta ambulante de alimentos y bebidas.

Carla fue ahijada de Khanimambo, pero se quedó embarazada muy joven y decidió dejar sus estudios. Años después ha vuelto para darles a sus hijos la oportunidad que ella no supo aprovechar. Con el micro-crédito de Khanimambo ha montado un negocio de compra-venta de carbón con el que quiere dar a su familia el mejor futuro posible. Además, está pensando en volver a estudiar y ha comenzado a cuidar de si misma con ejercicio físico y una dieta equilibrada.

Joana es una madre muy responsable que cuida muy bien de sus hijos Ángela y Daniel, siempre apoyándolos para estudiar. Junto con su marido hacen un gran equipo y son una familia muy unida. Con el préstamo de Khanimambo ha podido llenar de productos su pequeña tienda en el barrio de Macawine para vender durante la temporada de verano. Además, se compromete a continuar con sus estudios a partir del año que viene. ¡Confiamos en ella!

Cuatro mujeres y cuatro historias diferentes, pero el mismo contexto social y cultural. En Mozambique es muy difícil que las mujeres alcancen la independencia económica debido a la tradicional dinámica de géneros que trabajamos por romper.

Normalmente la mujer está destinada a cuidar del hogar y los hijos, por eso desde Khanimambo nos esforzamos para que todas las niñas puedan estudiar y así labrarse un futuro de calidad.

Para la mayoría de las madres es complicado retomar los estudios, pero gracias al Proyecto Utimahela las animamos a ello y además podrán convertirse en emprendedoras, ser libres económicamente, no depender de sus maridos y dar a su familia una vida mejor.

Cambiemos lo pequeño. Niña a niña, mujer a mujer.