¡En este terreno… vamos a construir una gran fábrica… de felicidad!

El nuevo centro de Khanimambo nació hace 5 años en mi cabeza. Siempre supe que conseguiríamos construirlo, y su enorme necesidad no ha hecho más que crecer durante estos años.

“…Necesitamos construir un centro donde podamos atender a más niños, donde puedan aprender a comer encima de una mesa, y donde tengan una cama donde descansar cuando sufran una nueva malaria. Necesitamos W.C y también más columpios…”

La clave ha sido creer tanto en que esto iba a salir adelante y juntarnos cada vez más personas en esta idea. Los obstáculos se han superado mientras ganábamos amistades.

La primera piedra la lanzaban los niños de Khanimambo cuando dieron a conocer sus necesidades de construir una fábrica de felicidad mayor, porque cada día tenemos más ahijados en España que nos necesitan para sonreír.

Y la magia, la suerte, la incondicional estrella de Khanimambo, brilló trayéndonos la ayuda financiera que necesitábamos para empezar a hacer realidad esta fábrica tan deseada.

Blog - Fundación KhanimamboA partir de ahí, conseguir el terreno donde construir esta fábrica de felicidad fue el gran reto. Por suerte, después de muchas vueltas y varios intentos frustrados, dimos con el señor Orquidio, nuestro “ángel” que ha movido mil y uno contactos para ayudarnos en este proceso. Sin él, hoy no tendríamos en propiedad el terreno que siempre ansiamos para este centro ni Lorenzo habría colocado la primera piedra que delimita el espacio (foto).

Pero tampoco estaríamos en este punto sin el trabajo del gran arquitecto mozambiqueño Rui Pimentel que, inspiradísimo por la filosofía de Khanimambo, ha puesto sobre el papel cada uno de los pensamientos que llevaban años alimentándose en nuestras cabezas. El concepto es perfecto. Un centro envuelto en el entorno de naturaleza que es Xai-Xai, de dimensiones y con las necesidades adaptadísimas a aquello que los niños, madres y trabajadores esperan tener y que a nosotros nos gustaría ofrecer.

El resto vendrá poco a poco. Todo el equipo nos morimos de ganas por poder empezar a trabajar desde aquí… Y pronto, muy pronto empezamos las obras. Desde Xai-Xai os iremos informando de todos los avances, pero mientras, os dejamos con un adelanto a modo de vista general de lo que será esta fábrica de felicidad.

Blog - Fundación Khanimambo