Alvineti, te quedas en mi corazón

Querida Alvineti

Te has ido, rápido, a una velocidad que no nos tenías acostumbrados.

Hoy he aprendido la diferencia que existe entre aquel cuerpo rígido que tenías, atrofiado por los más de diez años de parálisis, y el cuerpo sin vida que dejas dentro de una caja. El resto de lecciones me las has ido dando a lo largo de estos increíbles cuatro años que hemos pasado juntas desde el día que te conocí arrinconada en una casa, sin luz ni aire. Desde ese momento hasta el pasado viernes, te he intentado dar ambas cosas, y a través de Khanimambo y de las increíbles personas que están y que han pasado por aquí, te hemos podido dar dignidad.

Mi despedida hacia ti tiene forma de agradecimiento.

Conocerte me ha llenado de amor. Gracias por el enorme esfuerzo que has hecho por recuperarte, por confiar en mí y todo lo que venía conmigo, por darme tu mano aun cuando parecía que no tenía vida.

Al enterrarte hoy, he sentido profundamente tu liberación. Qué cruel puede ser la vida, y qué difícil nuestro papel por hacerla más digna.  Lamentablemente este mundo, querida Alvina, no estaba preparado para ti, y tú has sido fuerte y resistente. Una meningitis bacteriana sin tratar, una parálisis aguda, una familia extremamente pobre, un hospital sin condiciones ni voluntad, unos vecinos ignorantes en solidaridad y una madre agotada y vencida por el desespero de no entender nada.

Y ahí llegamos nosotros, que te recogíamos cada día a las 8.30. Si no era yo, era Eric, o Cris, o Tío Mondlane, o incluso Ismael. En Khanimambo, te recibía con mimo y delicadeza Diamantino y posteriormente Manuel ya con un desayuno preparado esperándote en el Salón Verde. Jara, Bea, Marta, Sergio, Esther, los voluntarios que te han dedicado horas y cariño. Paula que te bañaba como si cada día fuera tu primer baño porque se esmeraba y sonreía como nadie podría haber hecho mejor. Los profesores, principalmente Casimiro que se empeñaba en enseñarte a comer con cuchara, el espejo del Salón Verde, Sandrinha que te peinaba o todos los que te querían empujar en la silla de ruedas. Sandra y Fátima que lo han intentado todo por crearte un entorno mejor a través de sensibilizar a tu madre, y a Rose, tu última estrella. La masajista tailandesa que apareció en Xai-Xai para ti. Todos en Khanimambo, siempre para ti.

Alvineti, nos has dejado una huella imborrable. Tu ausencia nos deja un vacío gigante en nuestro día a día, en la rutina de Khanimambo y en los sueños que tenemos porque el mundo sea mejor que sólo podremos consolar, abriendo los ojos y sintiendo que a todos nos has conquistado y hecho mejores personas. Gracias Alvina. Te quedas en mi corazón, te quiero y no te voy a dejar salir.

Alexia y Alvina de la Fundación Khanimambo

Alexia con Alvina

Por | 2017-03-06T09:04:54+00:00 2 de enero de 2017|Etiquetas: , , , |

Sobre el Autor:

Madre de tres niñas, vive en Mozambique desde que fundó la Fundación Khanimambo en 2007. Estudió Periodismo y Relaciones Internacionales e hizo voluntariado con varias ONG, viajando a diferentes países en vías de desarrollo. Hasta que conoció la realidad de Mozambique en 2006 y decidió crear la Fundación Khanimambo, con el objetivo de marcar una diferencia apostando por una cooperación muy diferente a la que había conocido: de tu a tu, con creatividad y constancia, con pasión e ilusión estando en el terreno siempre preparada para empoderar y trabajar juntos.

5 Comentarios

  1. Miguel 25 de enero de 2017 en 11:31 11Wed, 25 Jan 2017 11:31:09 +000009.- Responder

    Que grandes sois!! Que buena labor!!

  2. Cristina Parry 29 de enero de 2017 en 09:26 09Sun, 29 Jan 2017 09:26:30 +000030.- Responder

    Conmovedoras palabras, Alexia. Alvina tiene que haber sido una niña muy valiente. Un fuerte abrazo

  3. Paloma 02 de febrero de 2017 en 13:33 01Thu, 02 Feb 2017 13:33:36 +000036.- Responder

    Qué bonito, Alexia. Qué bonito sentido le das a la vida de Alvina en el amor que os ha hecho sentir y que ha aportado a vuestras vidas. Qué bonita manera de expresar el duelo. Muchas gracias por hacer del mundo un lugar mejor.

  4. eliane 02 de febrero de 2017 en 13:36 01Thu, 02 Feb 2017 13:36:50 +000050.- Responder

    Gràcias Alexia por compartir este amor y esta muestra de valentia con nosotros tan lejos, un abrazo muy fuerte !!

  5. Alexia 25 de febrero de 2017 en 17:36 05Sat, 25 Feb 2017 17:36:53 +000053.- Responder

    Gracias todos por vuestro cariño hacia nuestros sentimientos y el trabajo que realizamos con los niños y niñas de Khanimambo. Los días pasan y seguimos sintiendo falta de Alvina. UN fuerte abrazo a todos

Deje su comentario