[:es]

Voy conduciendo hacia un atardecer que promete emociones. Son las 4 de la tarde, y ayer firmamos el final de la obra del nuevo centro de Khanimambo. Subo la cuesta y desde lejos ya se ve entre todo el matorral, un muro blanco y verde. Los colores de Khanimambo.

Quiero escribir este post aquí, en este lugar, necesito estar sola y ver que esto existe. Donde un día hubo maleza hoy hemos conseguido levantar nuestra Fábrica de Felicidad. La profesionalización de la ayuda que damos a los niños y niñas de la Fundación Khanimambo.

¿Os acordáis? Todo empezó con esta llamada.

Recuerdo noches enteras imaginando esto, dónde irían los enchufes en cada edificio… Aún sin un ladrillo puesto, el centro en mi cabeza ya tenía mucha vida. Los niños entrarán por aquí, se sentarán allí, pondremos estos mensajes en la pared, el sistema de biblioteca será así, y las comidas se repartirán por aquí… no sólo fueron horas, fueron años.

Un camino intenso y con demasiados baches, que anduvimos mientras montábamos las bases de nuestra Fundación. Todo tenía que ir en paralelo, y nada se debía dejar al azar. Pero los problemas nos quitaban la fuerza que necesitábamos para el día a día y no fue fácil. Finalmente, tuvimos la suerte que los niños de Xai-Xai se merecen. Dimos con las personas que tanto han apostado, con la misma fuerza que Khanimambo, por hacer realidad el Proyecto Munti.

Sin estas personas que hoy agradezco públicamente con todo mi corazón, el centro Munti no sería hoy una realidad. Munti, que significa el espacio que ocupa nuestra casa en el mundo. El espacio que ocupamos desde hoy nosotros en Mozambique.

La luz naranja entra con fuerza por el muro e ilumina los edificios con magia. Lo quiero abrazar entero, y llorar y reír. Quiero saltar y correr. Necesito liberarme por unos instantes de lo difícil que ha sido llegar aquí y respirar el logro de tener delante de mí esto:

Blog - Fundación Khanimambo - Centro Munti

Centro Munti

Donde había un terreno vacío, ahora hay cinco salas de la Escolinha, ocho aseos y seis duchas, una cocina estupenda con el comedor donde comerán todos cada día, la biblioteca, y una enfermería que ya está llena de esperanza en los comentarios que se oyen por Praia.

Es un orgullo girar la cabeza, y ver el camino que hemos recorrido en estos últimos ocho años. Pero tan rápido como suspiro de satisfacción, me invade la responsabilidad de la siguiente meta: preparar el centro para que los 400 niños lo ocupen en unos meses.

Si quieres formar parte de esa etapa, por favor hazlo. ¡Necesitamos urgentemente terminar esto!

Mientras gano tiempo para la inauguración, voy dando las gracias a quienes nos habéis acompañado en esta etapa de construcción, a los que siempre nos dáis más de lo que podemos pedir y, en definitiva, a los que con amistad y complicidad ya habéis dejado una huella imborrable en los inicios de nuestra nueva casa en Mozambique:

João Boavida, Orquidio Alexandre, Jesús Flores, Mohamed, Gonzalo y Federico Cabrillo, Rosa Gallego, Alfonso Navarro, Raúl Pérez, Laura Lamas, Esther Barneda, Aleix Satorras (con el equipo de Evil Love), Belén Gayán (con el equipo de Agosto), y muy en especial a Javier Ruano, Bati Fernández y Anna Gamazo.

Y como este post lo firmo en primera persona, aprovecho para agradecer por aquí a mi familia por el aliento y al impresionante equipo de Khanimambo que hace realidad muchas de las cosas que rondan en mi cabeza, especialmente a Eric.

[:en] [:pt] [:ca]

Condueixo cap una posta de sol que promet emocions. Són les quatre de la tarda i ahir vam signar el final d’obra del nou centre de Khanimambo. Faig la pujada i des de lluny ja es veu un mur blanc i verd entre mata i mata. Són els colors de Khanimambo.

Volia escriure aquest entrada aquí, en aquest lloc, necessito estar a soles i veure que això ja existeix. On un dia hi havia males herbes avui hi hem aconseguit aixecar la nostra Fàbrica de Felicitat. La professionalització de l’ajuda que donem a nenes i nens de la Fundació Khanimambo.

Us enrecordeu? Tot va començar amb aquesta trucada.

Recordo nits senceres imaginant aquest moment, on aniria cada interruptor de l’edifici… Encara no haviem llençat la primera pedra que aquest centre, dins meu ja tenia molta vida. Els nens entraran per aquí, seuran allà, escriurem tals missatges a la paret, la biblioteca serà així, el menjar es repartirà des d’aquí… no van ser hores, van ser anys!

Un camí intens i amb molts sotracs, que vem fer mentre montàvem les bases de la Fundació. Tot havia d’avançar en paral·lel i no hi havcia res que poguéssim deixar en mans de l’atzar. Cada problema ens restava forces necessàries pel dia a dia i no va ser fàcil. Finalment, vam tenir la sort que tants nens i nenes de Xai-Xai mereixien. Vem topar amb les persones que tant, i tant, han apostat, amb la mateixa força que Khanimambo, per fer realitat el Projecte Munti

Sense aquestes persones a qui avui, vull agrair de tot cor públicament, el centre Munti no seria una realitat. Munti, que en changana significa l’espai que ocupem en el Món. L’espai que ocupem des d’avui nosaltres a Moçambic.

La llum taronja entra amb força per sobre el mur i il·lumina els edificis amb magia. Ho vull abraçar tot i plorar, i riure. Vull saltar i correr. Necessito alliberar-me per uns instants de totes les dificultats que ha comportat arribar fins aquí i respirar l’objectiu de tenir davant meu això:

Centro Munti de la Fundación Khanimambo

On hi havia un terreny buit, ara hi ha cinc sales de l’Escolinha, vuit cases de bany, una cuina perfecta amb el menjador on els nens menjaran cada dia, la biblioteca i un petit ambulatori que ja s’omple d’esperança amb cada comentari que es rumoreja per Praia de Xai-Xai.

Un orgull, mirar endarrera per veure el camí que hem fet en aquests vuit anys. Però tan ràpid com respiro de satisfacció, m’envaeix el sentiment de responsabilitat de la propera meta: preparar en centre per que els 400 nens el puguin ocupar d’aquí a uns pocs mesos.

Si vols formar part d’aquesta etapa, pots fer-ho. Hem d’acabar el que hem començat!

Mentre que guanyo temps per la inauguració, agraeixo a tots els que ens heu acompanyat en aquesta etapa de construcció, als que sempre ens doneu més d’allò que us podem demanar i, en definitiva, als i les que amb amistat i complicitat ja heu deixat una empremta inborrable en els primers passos de la nostra vova casa a Moçambic:

João Boavida, Orquidio Alexandre, Jesús Flores, Mohamed, Gonzalo y Federico Cabrillo, Rosa Gallego, Alfonso Navarro, Raúl Pérez, Laura Lamas, Esther Barneda, Aleix Satorras (con el equipo de Evil Love), Belén Gayán (con el equipo de Agosto), y muy en especial a Javier Ruano, Bati Fernández y Anna Gamazo.

I com que aquest entrada la signo en primera persona, aprofito per agrair a la meva família per el suport i a l’impressionant equip de Khanimambo que fan realitat moltes de les idees que em ronden pel cap, especialment a l’Eric.

Aquí podeu veure tot el procés de construcció:

[fsg_gallery id=”2″] [:]